Fotografías de Juan Antonio Fernández Labaña
 Fotografía




 
  Curriculum                                                                 



GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 
Galerías fotográficas de Juan Antonio Fernández Labaña

(Recomiendo los navegadores Internet Exlorer o Chrome para ver las galerías)




 

Me considero un fotógrafo autodidacta que ha aprendido a base de acierto y error.

Comencé en esto de la fotografía cuando tenía 12 años, con una vieja cámara de mi padre con objetivo fijo y que se me quedó pequeña en Fotografiando en Venecia.demasiado poco tiempo para mis pretensiones.

A los 15 años, tuve la gran suerte de que me regalasen un equipo completo réflex con el que comencé una particular carrera por aprender algo de fotografía y sobre todo,  ver muchas imágenes, tantas como fuera encontrando en publicaciones y revistas. Partía casi de cero, pero con la suerte de tener un cuerpo de cámara al que solo le faltaba llevar aire acondicionado, la Canon Eos 620. Como me gusta decir, en esos momentos le disparaba a todo lo que se movía.  Gracias a una buena administración de la paga semanal que me daban mis padres, conseguía hacer frente al pago de carretes y revelados, que a veces era más de uno al mes.

 En 1992 comencé mis estudios de Bellas Artes en Valencia, teniendo que apartar un poco la fotografía, Aunque ello no fue impedimento para seguir haciendo fotos los fines de semana y ganando, además, algún que otro concurso.

 

La Semana Santa es uno de mis temas preferidos. Reúne un buen conjunto de cualidades interesantes para hacerte disfrutar con una cámara. Tanto si se desarrolla a plena luz del sol como si lo hace bajo la iluminación artificial, es un motivo muy interesante y prolífico a la hora de capturar sus infinitos aspectos.

Al principio con la compañía de un flash, hasta que descubrí un carrete de Fujifilm, con un ISO 1600 que me permitió alcanzar una de mis metas, el fotografiar una procesión solo con la luz ambiente, sin flash ni trípode. Pero como desafortunadamente en la fotografía analógica no había balance de blancos, pues había que tirar de filtros azules para contrarrestar, solo en parte, la fuerte dominante naranja de la luz incandescente de tronos y calles. Lo que llevaba implícito la disminución de luminosidad, obligándome en más de una ocasión a forzar  el ISO de la película. Gracias a esta técnica pude conseguir dos de las tres fotografías que merecieron premio en un concurso que por lo años 90 organizaba el Centro Cultural Puertas de Castilla de Murcia.

 

Fujifilm 1600. Juan Antonio Fernández Labaña                     Fujifilm 1600. Juan Antonio Fernández Labaña                     Fujifilm 1600. Juan Antonio Fernández Labaña

 

 

La llegada de la fotografía digital me hizo apartar a mi réflex analógica, fiel compañera de viaje, por una pequeña pero completa compacta de 4 megas, la Nikon Coolpix de pantalla basculante y sobre la que se podía trabajar en modo manual. Su 2.8 de diafragma máximo, su 800 ISO de sensibilidad y su gran macro me hicieron disfrutar de lo lindo, permitiéndome obtener fotografías hasta ese momento casi imposibles con mi equipo analógico.

 Panorámica de Cartagena. Nikon Coolpix 4500. Juan Antonio Fernández Labaña 

 

En un par de años comprendí que necesitaba algo más, por lo que adquirí una nueva compacta de las denominadas de gama alta, la Sony F-828 de 8 megas y con una diafragma máximo de 2.2. Aunque el excesivo ruido que producía a partir de 400 ISO me dejó claro que había que saltar al mundo réflex digital, con un sensor que diera mayores prestaciones, sobre todo en altas sensibilidades.

 

Nikon Coolpix 4500            Nikon Coolpix 4500. Juan Antonio Fernández Labaña            Nikon Coolpix 4500. Juan Antonio Fernández Labaña

 

La elegida fue una Canon 400D, pequeño pero excelente cuerpo APS-C, al que he ido acompañando, con el tiempo, de unas buenas ópticas (Canon 17-55 f2.8 IS / Canon 24-105 f4 IS / Canon 85 f1.8 / Canon 100 f2.8 IS macro / Canon 200 f.2,8 / Tokina 11-16 f2.8 / Sigma 50 f1.4), que según los entendidos, tienen la culpa, en un porcentaje muy alto, de la calidad final de la imagen capturada. Gracias a este equipo, en los últimos años he sido merecedor de varios premios de fotografía que se han sido carteles de la Semana Santa de Murcia.

Por fin ha llegado el formato completo (full frame) a mi fotografía de la mano de la contrastada y merecedora de elogios Canon 5D Mark II, con la que espero llegar más allá de lo que mi anterior cuerpo me permitía, sobre todo en lo que se refiere a condiciones extremas de luz.

 

Canon 400D. Juan Antonio Fernández Labaña                   Canon 400D. Juan Antonio Fernández Labaña

 

En la actualidad, sigo formándome, buscando aprender cada día un poco más e intentando no solo realizar la fotografía perfecta, sino  también el procesado perfecto.

 

 


Página principal